Fútbol y Política

Héctor Murillo Cruz. Como en los tiempos del Imperio Romano cuando los duelos entre gladiadores en el circo eran el gran espectáculo ofrecido al pueblo; o antes, en Grecia los helénicos aplaudían a quienes participaban en los juegos olímpicos, hoy algunos gobernantes, (al estilo del veleidoso “Lula” da Silva) promueven a sus países ante organismos internacionales del deporte para que se les conceda la sede de la olimpiada o la organización del campeonato mundial de futbol, supuestamente para promover el turismo y negocios accesorios –derechos de TV, publicidad, radio, etc.- a costa de millonarias inversiones en infraestructura, muchas de ellas de difícil recuperación y sin beneficios para los ciudadanos contribuyentes y en ocasiones acompañadas, como parece ser el caso brasileño, por la corrupción.

Read More