Problemas Urbanos del DF

Héctor Murillo Cruz
29 de Junio del 2015

Hace mucho tiempo los estudiosos se han preocupado por lo ocurrido en las grandes urbes; tal hecho constituye la problemática urbana. Fueron Marx y Engels quienes observaron tales cuestiones en “La ideología Alemana”, y lo hacen desde la división del trabajo en industrial y comercial, separando el agrícola; tal enfoque debía llevar a una segmentación entre ciudad y campo y posteriormente entre ciudades comerciales e industriales. De entonces data la distinción marxista entre “enajenación” y “nerven wben” –vida nerviosa- del sociólogo Simmel.
Marx concibió a la ciudad como el resultado de la concentración de población, de los instrumentos productivos, del capital, de los placeres y de las necesidades, mientras que el campo hace evidente el hecho opuesto: el aislamiento y la dispersión. Para no dejar al creador del marxismo sin razones y diciendo odiarlo, los acaparadores de tierras de hoy en las diversas Delegaciones, están impulsando la construcción en colonias, vías de comunicación y obras públicas, al estilo clásico del capitalismo, como se advierte en los recientes casos del ex candidato del PRD, a Delegado en Miguel Hidalgo, David Razú (para delicia de la triunfadora del PAN, Xóchitl Gálvez) y el ex Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, -trásfuga del PRI- con jorongo naranja del Movimiento Ciudadano.

La aparición de la perniciosa teoría neoliberal en EU contemporánea a la Escuela de Chicago de sociología urbana: producto del acelerado crecimiento demográfico, el espacio reducido, la escases de trabajo y alojamiento, la presencia de numerosos grupos étnicos y plurinacionales, la asimilación de culturas diferentes y hasta opuestas, el aluvión de migración extranjera, propiciaron un mosaico digno de estudio.

En México, la extraordinaria movilidad social provocada por la Revolución Mexicana, las obras en construcción, avenidas, colonias, unidades habitacionales de interés social, etc., facilitaron la creación de empresas privadas nacionales y luego de consorcios extranjeros en aras de la transparencia: como la democracia, es tan transparente que no se ve, diría el líder Fidel Velázquez.

Existe actualmente cierta confusión sobre el complicado manejo que hacen los Delgados de las 16 Delegaciones, el Instituto de Verificación Administrativa (InveaDF), los cambios de uso de suelo y las autorizaciones gestionadas ante la Asamblea Legislativa, presidida por Manuel Granados, un caos que permite a los constructores –llamados impropiamente desarrolladores-: “primero construya, después tramite los permisos”. 

Extraña que el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, habiendo sido Procurador de Justicia del DF, no haya metido la mano para deshacer entuertos. Ahora mismo hay pendientes de aprobación 41 solicitudes, 15 ya funcionan u operan sin tener autorización de los legisladores.

JAVIER GALVÁN 

Javier Galván Guerrero, un joven político jalisciense formado en las filas del PRI hace por lo menos 30 años, cuando en su natal Autlán de Navarro todavía pesaba, y pesaba mucho, la influencia de la familia García Paniagua encabezaba por Javier García Paniagua, hijo del general Marcelino García Barragán. Galván Guerrero fue arteramente asesinado a balazos en Guadalajara; ocupaba el cargo de delegado federal del ISSSTE en Jalisco.

Javier Galván siempre se distinguió por su lealtad y militancia, motivo que le llevó a desempeñar responsabilidades de elección popular: diputado local, federal y presidente estatal del PRI. Una vez más la administración de Aristóteles Sandoval se ve empañada de sangre de un funcionario surgido durante su mandato, con el cual ya suman según estadística, 107 servidores públicos de diversos niveles muertos violentamente: José de Jesús Gallegos Álvarez, Secretario de Turismo, asesinado en marzo de 2013, justamente una semana después de haber tomado protesta como gobernador Sandoval. Cuatro empleados federales, contando a Galván Guerrero; tres regidores y empleados municipales; dos alcaldes; un alto mando policiaco estatal; un diputado federal y 95 agentes de policía.

Algo serio y grave podría estar sucediendo en las entrañas de la administración estatal jalisciense, ya son muchos los signos violentos, aún y cuando sus autoridades señalan una y otra vez: todo es producto de circunstancias ajenas a la política.

ARTE Y CIENCIA

No cabe duda: en plena Era mundial de la Información, nuestro país se incorpora tardíamente --más a fuerza que de ganas-- a la Sociedad del Conocimiento, dirán los especialistas “más vale tarde, que nunca” acostumbrados ya. Por eso resulta cognitivamente refrescante el inicio a (co)relacionar los conceptos Ciencia-Arte y por derivación Tecnología-Arte; es el caso ahora, por ejemplo, del secretario de Cultura, Eduardo Vázquez Martín, cuando refiere durante la inauguración del Laboratorio de Ciudadanía Digital que: “La tecnología, al conjugarse con las artes, la ciencia, la literatura, la música y la educación genera conocimiento”. O bien, la edición 43 del Festival Internacional Cervantino que, bajo el tema "La ciencia del arte/El arte de la ciencia" fuera recientemente anunciada. Y por supuesto: no está por demás recordar el Premio Nacional de Ciencias y Artes, máximo galardón que otorga el Gobierno federal al conocimiento, creación artística, investigación, tecnología y talento mexicano, instituido desde 1945. Sólo falta que el sistema escolarizado, anclado al pasado, vaya incorporándose a la nueva época. (Rubén Esaúd Ocampo)

SOLIDARIDAD

“Te agradezco con el alma y abrazo…al hacerlo multiplico y lo hago comunitario, para quienes de manera generosa, han compartido mi situación de acoso y amenazas: Espero verte pronto. Con admiración y cariño. Hoy y siempre. Celeste Sáenz de Miera.” (Secretaria general del Club de Periodistas). (Dirigido a Eduardo Ibarra, Utopía).