La Tremenda Corte

Héctor Murillo Cruz
16 de Enero del 2015

-En memoria de los periodistas franceses de “Charlie Hebdo”-

Aunque ya era un hecho conocido, la elección del nuevo Presidente de la Suprema Corte mostró lo públicamente mantenido en la discreción: la división y por supuesto el enfrentamiento de dos grupos: los “internos”, es decir, quienes tienen carrera judicial; y los “externos”, entre los que se cuenta a los procedentes de otros ámbitos fuera de la judicatura. 

En opinión de otros se trata de un grupo conservador y otro liberal, pero el hecho es: en un grupo reducido de 11 individuos (10 por la reciente muerte del ministro Valls, y la falta de una propuesta sustituyente de Los Pinos) se libró una lucha encarnizada que requirió de 32 rondas de votación para desempatar las candidaturas de los ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea (egresado de la Escuela Libre de Derecho, con perfil académico y especialista en Derecho Constitucional) y Luis María Aguilar (formado 100% en la judicatura donde recorrió todos los escalones desde mecanógrafo hasta la más elevada, otro ángulo de la cultura del esfuerzo), resultando electo este último gracias al fiel de la balanza que obligadamente asumió el Presidente saliente, Juan Silva Meza, quien para evitar una mala imagen del Máximo Tribunal, optó por votar a favor del ortodoxo Luis María Aguilar.

Lo deseable es que la rivalidad entre los contendientes sea prontamente superada y la gestión del nuevo Presidente dignifique mayormente a la Corte y en general al Poder Judicial el cual tanto ha quedado a deber. También se espera que el Consejo de la judicatura cumpla cabalmente los objetivos encomendados por nuestra Carta Magna y deje de ser, como hasta ahora un aparato burocrático inútil y costoso, donde se protege a jueces y funcionarios judiciales faltos de probidad y refugio de algunos empleados sin título profesional, con percepciones salariales excesivas.

CARDENAL MEXICANO

El Papa Francisco ha dado un nuevo signo de inteligencia en política exterior, al designar al obispo Alberto Suárez Inda, de 75 años, como nuevo cardenal mexicano. Desde Jalisco, el nombramiento del nuevo purpurado oriundo de Celaya se ve como una “jugada” pontificia, que entrará decididamente en operación para apagar el fuego hasta hoy no sofocado plenamente por el equipo de Peña Nieto –Comisionado Alfredo Castillo- en territorio purépecha.

El Presidente Peña estuvo enterado de la decisión del Vaticano para que Suárez Inda llegara al “principado” eclesiástico de Morelia, Michoacán, el cual será consagrado el 14 de febrero en Roma. En verdad el nuevo cardenal, se encontraba desde hace un año en lista de espera para el retiro por edad, más no alejado del poder católico; tendrá una dura lucha de convencimiento y pacificación con la gente de Tierra Caliente, donde en las últimas tres semanas han caído muertas más de 20 personas de los bandos antagónicos de las extintas policías comunitarias, primero alentadas por la Federación y luego disueltas, cuando ya estaban empoderadas en tierras –alguna vez constitucionalistas- de Apatzingán; La Ruana, etc. Ahora llega un aliento “divino” y esperamos por el bien de los michoacanos una pronta y definitiva paz.

ANOREXIA Y BULIMIA

Los trastornos alimentarios en los jóvenes alcanzan ya niveles alarmantes. De acuerdo con datos del Sector Salud, en México la anorexia y bulimia aumentaron 300 por ciento durante los últimos 20 años. El diputado Rubén Benjamín Félix Hays señala que siete de cada 10 personas de menos de 24 años, han padecido bulimia o anorexia y son las mujeres a quienes más afecta dice la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSA). El problema, dice la SSA, que cada vez son más los niños y adolescentes varones que sufren este tipo de trastornos. 

Según los propios datos de esta dependencia, tan sólo de enero a mayo de este año, se atendieron en hospitales públicos del país: de 1 a 4 años, a 78 pacientes, cerca del 10 por ciento del total de los que ingresan. (Rubén Esaúd Ocampo, Radio 620)

HECTOR MANUEL EZETA

Fue director en 1982 y 1983. Y responsable de la Comisión para la Defensa del Idioma, entonces pareció bien a las autoridades actuara también desde Radio Educación. “No fue nada fácil tratar de que los jóvenes sindicalistas se incorporaran a un proceso más institucional, digamos, menos contestatario”. Pese a todo Radio Educación creció en cuanto a que se comenzó a asistir a las fiestas musicales del Papaloapan, a la Costa Caliente de Guerrero y a otros de Sonora y Chihuahua. El periodista Héctor Manuel Ezeta reconoció: Radio Educación es una emisora que abrió y sigue abriendo brecha en nuestro país, pues sigue con un perfil ejemplar dentro de la comunicación en México. “Entidades como Radio Universidad, Radio Educación, el Canal Once del Politécnico, tienen un perfil que debe obedecer más a la sociedad, a los intereses sociales”. (Fuente: CONACULTA, investigó: Maestra Beatriz Quiñones Solís)

SCHERER Y RENTERÍA

A Julio Scherer, a quien prefiero recordar como reportero, siempre con su imprescindible gabardina, cuando coincidimos en las fuentes agrarias, con motivo de su viaje al éter eterno; a los diez colegas franceses de Charlie Hebdo y a los dos policías masacrados por el fundamentalismo religioso, todos víctimas de los enemigos de las libertades de prensa y el derecho a la información de los pueblos. In Memoriam. (Comentario a Tiempo, Teodoro Rentería Arróyave).