México en el 2014

Samuel F. Velarde
6 de Enero del 2014

Finalizar un año es en todos los sentidos hacer una evaluación del mismo, a nivel personal cada uno de nosotros hacemos un examen no solamente de conciencia sino también de los logros obtenidos, desde los materiales hasta aquellos considerados subjetivos (desarrollo personal, profesional, satisfacciones personales). Para un país viene siendo lo mismo con la diferencia de que aquí se complica la situación, ya que en un país es evaluar las grandes diferencias en lo económico, social, político, cultural, religioso. México parece ser, no estuvo a la altura.

Y no estuvo a la altura porque hemos sido reprobados nuevamente por la OCDE en educación, es decir en uno de los renglones más importantes para cualquier nación, que se supone es donde se produce capital humano, inteligencia, desarrollo científico e innovación, por hablar de algo. Y bueno en este aspecto habría mucho que plantear, desde que el affaire Gordillo fue una simple aspirina, hasta la poca voluntad de los actores sociales involucrados en el renglón educativo para arreglar las cosas, por no hablar de la ausencia de la sociedad civil en este aspecto.

Sin embargo hay otras variables, la creciente violencia generada por el crimen organizado y la corrupción imperante en los gobiernos estatales, la indolencia de las autoridades y la insuficiente capacidad del Estado para solucionar el problema, fenómeno que desestabiliza al país y lo pone en el ojo del huracán. Pero también la criminalidad del orden común que va en despunte.  El tema político es otro, reformas estructurales que aún están en tela de juicio, que no han logrado convencer a una sociedad ya incrédula por antonomasia y que el discurso oficial ya no puede convencer, aunado a las protestas de ciudadanos contra el incremento del IVA, principalmente en la zona norte del país. 

La pobreza que ha crecido, pone de manifiesto la errada política neoliberal del gobierno desde hace varios sexenios, que parece ser seguirá su curso. En la evaluación que hacen grupos sociales sobre el TLCAN a veinte años de su firma, cuestionan su casi fracaso, al no beneficiar a la mayoría del país, sobre todo a los campesinos mexicanos.

Los temas arriba señalados no son novedad, se han hecho innumerables análisis acerca de ellos, pero también siguen siendo los principales problemas que al no resolverse, agudizan la gobernabilidad del país y podrá haber un detonante nada fácil de controlar. Un problema nodal es la falta de participación ciudadana, que incidiera en las elites políticas para re dirigir al país a nuevos rumbos, pues el balance del poder es más que necesario para evitar decisiones autoritarias y maniqueas.

La democracia formal en ocasiones se deteriora y desgasta, creo es el momento por el que México transita, se necesita una democracia más participativa, donde los gobernantes estén bajo el escrutinio del ciudadano, esto lo hemos visto en otros países, ayuda a sanear las venas del sistema político -prosiguiendo en términos médicos-, el sistema comienza a padecer arterioesclerosis, que pueden obstaculizar la corriente sanguínea del sistema mexicano.

Para terminar, la Secretaria de Relaciones Exteriores emitió un comunicado donde se preocupa por la situación existente en Sudan del Sur, creo que el gobierno mexicano podría preocuparse más por la situación interna del país, para luego dar el ejemplo hacia el exterior, sería lo más prudente. Por lo pronto que habrá en el 2014?