La Accidentada Educación Pre-escolar en México

Fragmento del artículo “Tecnología en la educación pre-escolar en México” publicado por la Revista de Orientación Educacional, V. 25, No. 48, Pp 59-75, 2011, Valparaíso, Chile. http://wiki.utep.edu/download/attachments/39715320/2011-Rev-Ori-Educ-Lopez.pdf?version=1

"Soy culpable por confiar,
soy culpable por pagar mis impuestos,
soy culpable por votar,
soy responsable por la muerte de mi hijo"

– Roberto Zavala

Padre de Santiago Jesús quién murió en la tragedia de la escuela pre-escolar ABC (Osorno 2010)

La educación pre-escolar ha existido en México por más de 120 años, pero ha sido en el último lustro que se ha convertido en un laboratorio educacional. La ley de educación pre-escolar obligatoria hizo que México fuera el único país en el mundo con educación obligatoria para infantes de 3 años de edad, esto a su vez vino con una vasta reforma educativa. México dio el paso a la modernización de la educación pre-escolar sin tomar en cuenta varios factores importantes; después de varios años las consecuencias están empezando a aparecer.

El repentino mandato presidencial para hacer obligatorio la educación pre-escolar colocó al país en una encrucijada. Impedido para satisfacer la demanda autoimpuesta por la falta de escuelas para los millones de nuevos clientes, el gobierno federal recurrió al sector privado para satisfacer las necesidades. Sin supervisión adecuada o planificación, nuevas pre-escolares y guarderías comenzaron a surgir en todo el país con evidente desdén por los planes educacional y la seguridad infantil. Esto a su vez trajo una ola masiva de contratación de educadores exprés, es decir, sin preparación. Cada uno de estos pasos –implementaos a la carrera— dio amplias oportunidades para que hubiera errores que, más temprano que tarde, causaron tragedias que fueron noticias internacionales.

El 5 de junio de 2009 un corto circuitos desencadenó un incendio que consumió la guardería "ABC" en Hermosillo, en el estado de Sonora en México, matando a 49 e hiriendo a 74 niños desde recién nacidos a seis años de edad. Investigaciones posteriores –y que aún continúan— han revelado varios aspectos del verdadero origen de la tragedia.

El incendio tuvo lugar en una sucia nave industrial alquilada por un grupo privado para proporcionar los servicios de guarderías legalmente requeridos a los niños trabajadores. El antiguo almacén tenía paredes tóxicas e inflamables y había bloqueado las salidas de emergencia. Había recibido la licencia como proveedor de servicios del IMSS en 2001 y de nuevo en 2006; días más tarde se supo que la certificación del departamento de bomberos de Hermosillo era una mera copia de la de 2005 y que había sido dada sin inspección.

Además de la reforma pre-escolar, la administración del presidente Vicente Fox (2000-2006) inició una estrategia para transferir parte de las operaciones de atención del gobierno a manos privadas. Claramente, la privatización urgente de las guarderías del gobierno diluyó las normas de seguridad al punto de sacrificar vidas infantiles para aumentar los beneficios. Políticos de alto rango y sus parientes cercanos fueron muchos de los que estuvieron bien posicionados para obtener provecho de la precipitada reforma de pre-escolar del Presidente Fox.

En marzo, un informe de una comisión de investigación de la Suprema Corte de Justicia dictaminó que la subcontratación de servicios de guardería del IMSS había sido hecha de manera ilegal, e inculpó a 17 personas por violar los derechos individuales de los niños que murieron en el trágico incendio. La investigación también encontró que de los 1,480 contratos firmados por el IMSS, sólo 14 habían cumplido con todos los requisitos legales. Entre los citados estaba Eduardo Bours, entonces gobernador de Sonora. Las investigaciones también apuntan a negligencia por las autoridades y a tráfico de influencias por parte de los propietarios, uno de los cuales es un pariente cercano del entonces presidente mexicano Felipe Calderón.

Gustavo Leal, un profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana en la ciudad de México culpa a la práctica de subcontratación privada por la tragedia (Cruz Martínez, 2010). El centro ABC es sólo uno de más de 1500 instalaciones privadas que han sido autorizadas por el IMSS desde el año 2000. Al reducir los costos, el costo anual por niño se redujo de 3800 de pesos a 2100 con un posterior deterioro en la calidad de los alimentos, servicios médicos, programas de educacional y seguridad. En Sonora, 79 de 87 guarderías del gobierno han sido vendidas, y al menos 13 propietarios tienen lazos familiares con el gobernador Bours.

En la producción de educadores exprés, el profesor Miguel Ángel Castillo advierte del problema que se avecina al tener una generación de maestros mexicanos con mala preparación (Castillo, 2009). También por la rapidez de la reforma educacional, la agencia privada de certificación, Centro para la Evaluación de la Educación Superior (CENEVAL) comenzó a ofrecer certificaciones para estudiantes interesados en ser educadores de pre-escolar aprobando simplemente un examen. Castillo concluye, "esta nueva cosecha de profesores exprés de Felipe Calderón garantiza tres cosas: México mantendrá los últimos lugares en educación en la escala mundial, el desarrollo nacional continuará atascado y los niños mexicanos seguirán viviendo en un estado permanente de vulnerabilidad."

Por último, uno de los desafíos principales de la educación pre-escolar mexicana sigue siendo la satisfacción adecuada de la demanda del grupo de 3 a 5 años que resulta de obligatoriedad de la educación pre-escolar, y la formación del número de maestros que son requeridos para satisfacer este aumento. Corresponde a la comunidad mexicana de educativa resolver estos problemas antes que se produzcan más tragedias activas (por ejemplo, incendios) o pasiva (por ejemplo, subdesarrollo). El epígrafe que abre esta sección y el título del libro de Diego Osorno implica que todos los que no actuamos somos culpables por estos desastres.