Cronolíneas de México: Periodismo Degradante y Tabasqueño Arraigado

De pena ajena fue el espectáculo que dieron los reporteros y fotógrafos de los múltiples medios al arribo del ex gobernador tabasqueño Andrés Granier al aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Es vergonzoso para el gremio periodístico el degradante “chacaleo” tumultuario de que fue objeto el ex mandatario, quien inocente o culpable, merece por lo menos un trato digno y no el linchamiento mediático que vimos en los noticieros televisivos.

Independientemente de lo anterior, al acudir en forma voluntaria ante las autoridades, el ex mandatario –quien dijo que viene a limpiar su nombre y resultó arraigado- es interpretado por algunos como un acto de cinismo y para otros como una ingenuidad, pero más les vale a las autoridades estatales y federales tener un caso bien armado, pues de otra forma el gobernador tabasqueño Arturo Núñez y hasta el secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong quedarían “en la picota”. Por lo pronto, el abogado de Granier tramitó un amparo judicial contra la PGR y lo calificó como perseguido político. El arraigado fue interrogado 30 horas, quizá demasiado para un hipertenso de la tercera edad.

ANARCOS: ASESINOS POTENCIALES

Nota aparte merecen los actos no sólo vandálicos sino subversivos del grupo que se autodenomina “anarquista” y que viene agrediendo impunemente a la fuerza pública y a la Ciudad misma desde el 1º- de diciembre pasado y que el 10 de junio, desvirtuando la marcha conmemorativa del “halconazo”, de nueva cuenta arremetieron con todo a los granaderos que inermes, por decisión del DF, trataron de contenerlos, y luego invadieron sus aliados la Procuraduría de Justicia del DF. Ojalá esta vez el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera apriete el puño y las autoridades judiciales no se dejen presionar por quienes tratan de desestabilizar la capital de México.

OTRO DE CARREÑO CARLÓN:

Un libro que me recomendó el director del Fondo de Cultura Económica –JCC- es La Sociedad Cortesana, de Norbert Elías, que podríamos relacionar con los intentos del PAN y el PRD por avanzar en el camino de la parlamentarización del régimen, acaso siguiendo el ejemplo de la monarquía inglesa. Pero hay que tomar en cuenta una observación de Elías: “Las tareas y relaciones personales y oficiales de los soberanos, de los reyes y príncipes y de sus ayudantes, no estaban aún diferenciadas ni especializadas como lo fueron más tarde en los Estados nacionales industrializados”.

Pensar en la “realeza”, para los mexicanos es algo distante, no podemos comprender esos grupos que tienen como base un régimen antiguo en donde el Rey lo decide todo. Aquí, revistas como Hola, Vanidades, Quién, Elle, Red Carpet, etc., colaboran para que los lectores puedan apreciar la realeza, en su versión más glamorosa.

La obra La sociedad cortesana, por Norbert Elías, es de sumo interés con respecto a este tema y para saber hasta dónde la comunidad en que vivimos está infiltrada de tan antigua autoridad, lo que llamamos “corte” no es más que economía doméstica.

Por supuesto, para la nobleza, la servidumbre es prácticamente invisible. Hace unos años existió una serie de televisión llamada “Los de arriba y los de abajo” y se refería a los sirvientes que viven en los sótanos y a los amos o señores, habitantes de la parte alta de las residencias.

LAZO: PENSAMIENTO Y DESTINO

Carlos Lazo no estaba conforme con entregar a los universitarios una hermosa Ciudad Universitaria, diciendo que no bastaba un cambio de residencia si se iban a seguir viejos hábitos y vicios inveterados. En razón de estos motivos, “pidió nuestra colaboración al doctor Francisco Larroyo y a mí (Miguel Ángel Cevallos), para que redactáramos un proyecto de reforma a la Ley Universitaria y al Plan de estudios de la Escuela Nacional Preparatoria. Nuestro estudio está incluido en su libro que publicó dando cuenta de su obra y de los discursos pronunciados en diversas ceremonias. Su libro apareció con el título: Pensamiento y Destino de la Universidad.

“Carlos Lazo, como todo hombre de acción inteligente, fue un gran organizador y trabajó siempre formando equipos de hombres capaces y responsables, sin tomar en cuenta sus creencias religiosas ni sus dogmas políticos o diferencias personales. De esta manera, logró acabar con las pugnas injustificadas que había entre arquitectos e ingenieros”. Carlos Lazo decía: “Todos los profesionales deben estar al servicio de México, y no solamente a su propio servicio, como es costumbre en los países capitalistas.”

Fuente: Archivo Familia Lazo Margain. Artículo de El Heraldo Cultural de México, de Miguel Ángel Cevallos, 2 de enero de 1966: Beatriz Quiñones Solís).

TAMBIEN EN JALISCO HACE AIRE

Los jaliscienses esperan que el caso de Rodolfo Ocampo, ex titular del Sistema Intermunicipal de Agua y Alcantarillado de la Zona Metropolitana de Guadalajara, no sea acción mediática o “cortina de humo”, luego que fue encarcelado por la Fiscalía General de Jalisco.

A Ocampo, junto con otros dos implicados en el desfalco por decenas de millones de pesos a las finanzas del SIAPA, les venían “pisando los talones”, pero hasta que se configuró el delito de peculado se le echó el guante. Está la cárcel de Puente Grande.

Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, ha señalado que no tolerará desvíos de las arcas del estado e irá tras de aquellos funcionarios corruptos implicados en delitos como el de Ocampo.

Veremos si es cierto, porque hay mucha tela de donde cortar: gastos excesivos en los Panamericanos, corrupción en el otorgamiento de por lo menos el 80 por ciento en concesión en playas privatizadas de la Costa Alegre, infinidad de obras hechas a sobreprecio, despilfarro de dinero en donaciones y para obras privadas, etc.

Corresponde a la autoridad dar seguimiento a observaciones de auditorías, para que esta muestra de autoridad no se convierta en “llamarada de petate”, con motivo de los primeros cien días de Sandoval al frente del Ejecutivo estatal; el cardenal Francisco Robles Ortega también se sumó a la exigencia ciudadana de poner orden en la casa, sin importar el nivel del corrupto. Bueno que el arzobispo tapatío no le cargó la responsabilidad de la justicia y seguridad de los hombres a Jesucristo, como sí lo hizo la alcaldesa panista de Monterrey.