Socialismo y CETEG

En Guerrero tenemos un gobierno que llegó al poder con la renta de tres siglas de partidos de izquierda (PRD, PT y PMC), pero no tenemos un gobierno socialista.

¿Qué Socialismo necesitamos los guerrerenses?

¿Cuál es el Socialismo del siglo XXI que debe llevarnos definitivamente a una sociedad justa e igualitaria?

En principio, debemos construir un Socialismo sin desconocer los aportes de los grandes forjadores: Carlos Marx, Federico Engels, Rosa Luxemburgo, Lenin, Antonio Gramsci, Mao Tse Tung, Ho Chi Ming, Ernesto “Che” Guevara, entre otros socialistas.

Pero fundamental y esencialmente, con el aporte de todos aquellos que desde nuestra América bregaron por un Socialismo no enajenado, que fuera criollo, enraizado con las luchas históricas populares, enfrentando al imperialismo y transitando el camino de la liberación nacional.

Decía el peruano José Carlos Mariátegui (Perú,1894-1930): “No queremos que el Socialismo sea, en nuestro continente, un calco; tampoco queremos que sea una copia. Tiene que ser una creación heroica”. Y allí están las figuras y las obras del mismo José Carlos Mariátegui, el pensador marxista más vigoroso y original que América Latina haya conocido más importante de América, según el sociólogo Michael Löwy. En esta misma línea de socialistas latinoamericanos se encuentran: José Marí, Víctor Haya de la Torre, Julio Antonio Mella, Ernesto “Che” Guevara, Raúl Castro, Raúl Sendic, Gregorio Selser, Salvador Allende, entre otros pensadores socialistas. Esas deben de ser las bases esenciales para tener presente a la hora de plantear el Socialismo del siglo XXI.

Ahora, como es bien conocido por todos, la lucha contra el imperialismo, la lucha por la liberación nacional es la primera tarea que los socialistas debemos enfrentar, sin olvidar la lucha que debemos dar frente a la oligarquía que dirige Ángel Aguirre Rivero, arropada por el Aparato Represivo del Estado de Enrique Peña Nieto y la burguesía comercial instalada principalmente en Acapulco y Chilpancingo.

Esta lucha implica una planeación estratégica, también un profundo conocimiento y compromiso con las banderas patrióticas, democráticas y de liberación.

Un Socialismo desvinculado de las raíces históricas de nuestros pueblos sería un Socialismo abstracto, inconsistente, alienado, invertebrado y meramente testimonial.

Las luchas por la independencia no se agotaron aquel 9 de diciembre de 1824 en la pampa de Ayacucho, que encabezó el gran mariscal Antonio José de Sucre (Venezuela, 1795-1830), sino que continúa en las luchas del presente como la que encabeza la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), que lideran los profesores Gonzalo Juárez Ocampo y Minervino Morán Hernández, en contra de una oligarquía y la alta burocracia del Gobierno del Estado y el Congreso del Estado de Guerrero.

Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Miguel Hidalgo, José María Morelos y Vicente Guerrero iniciaron y consumaron algo grande –señaló en su último discurso el comandante Hugo Chávez-, cumplieron la primera etapa de la jornada por la liberación nacional. Luego vino el frío, se congeló todo, y luego la resurrección y aquí estamos nosotros, pero en la misma larga batalla en contra de todas las adversidades como la que sigue dando la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

Este martes 2 de abril, el Congreso del Estado rechazó aprobar la iniciativa para reformar la ley estatal de educación, propuesta del magisterio de la CETEG y enviada por el gobernador Ángel Aguirre Rivero, y sólo se retoma la reforma al artículo 6 que prohíbe las cuotas escolares.

Este rechazo del Congreso es una evidente sumisión del poder legislativo frente al gobernador. Sin duda alguna, esta actitud humillante del Congreso vuelve a incendiar la lucha magisterial con movilizaciones, bloqueos de la Autopista del Sol y los edificios oficiales de los dos poderes, ejecutivo y legislativo, una lucha sin bajar la guardia hasta lograr un diálogo y una negociación que sea favorable a sus demandas sociales.