Se vale soñar

http://www.snte.org.mx/pics/pages/plantilla_v2_base/logo_snte.gif

En las épocas del viejo PRI se estilaba que un político propiciaba un conflicto y luego lo controlaba, de esa manera demostraba sus habilidades de manejo político, era muy raro que se le saliera de control; eso podía suceder si otro político veía la oportunidad para descalificar a un contrincante manipulando el conflicto artificialmente creado.

Claro está que cuando la sociedad se movilizaba de verdad los políticos se desconcertaban porque el modelo se rompía, casos como esos abundan, pero tal vez el más destacado es el movimiento estudiantil de 1968, porque los estudiantes se movilizaron agraviados por las agresiones del gobierno, aunque las múltiples provocaciones ayudaron a inflamar los ánimos y gracias a su ceguera el gobierno agredió a “los rebeldes” con todo lo que podía y eso era mucha violencia.

Para entender al 68 hay que considerar el anti comunismo rabioso de Díaz Ordaz, que no lo dejaba concebir que la sociedad puede protestar por razones propias, sino que siempre debe estar manipulada, y al parecer para el solamente los comunistas o los priistas podían mover a la gente. ¿Será que el represor pensaba que la gente carece de conciencia o voluntad propia?

Ahora estamos frente a diversas manifestaciones sociales, entre las que destaca la de ciertos maestros que exigen se dé marcha atrás en la reforma educativa, de la que solamente parece perfilarse la evaluación de maestros, y un poco de populismo tecnológico, porque una vez más plantean regalar computadoras.

Para entender al 2013 hay que conocer las tendencias corruptas de ciertos priistas. Durante mucho tiempo se rumoró –vox populi vox dei- que quién estaba detrás de las manifestaciones de los maestros de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de Oaxaca era el ex gobernador José Murat, los usaba como ariete contra del liderazgo del SNTE. Pero como esas movilizaciones continuaban aún ya habiendo el salido de la gubernatura, se comentaba que los líderes de la sección se habían mal acostumbrado y usaban su poder para obligar al gobernador en turno para que continuara con las prebendas, pero también se sostenía que Murat seguía moviendo la cuna, así que podía poner a llorar a su bebe cuando le viniera en gana. Uno puede pensar que el ex gobernador tiene una gran capacidad de maniobra, pero también se requiere una gran cantidad de dinero para poder “convencer” a esos líderes para que se muevan. ¿De dónde salía?

Siguiendo con la especulación uno podría pensar que mover a esa sección en contra de un liderazgo sindical que se acercó demasiado a su contrincante político, era un punto político a favor y para eso se podía buscar fondos de entre otros gobernadores priistas, o de los fondos que de todas maneras se le sacaban al gobierno de Oaxaca. Los duros dirían que es extorsión pura y dura, los románticos dicen que es el ejemplo del verdadero espíritu revolucionario en el país. Cuestión de enfoques y dogmas.

A lo largo de los años, la unidad en el SNTE se ha ido mellando, cada vez son más las secciones que se van polarizando y levantan la voz en contra del control vertical que estableció Elba Esther Gordillo, pero muerta la reina, ¿para qué seguir con el viejo juego?

La tentación de apoderarse de la dirección del sindicato más fuerte de América Latina es fuerte, imagínese usted, de ser cierto el papel protagónico de Murat, que este proceso pueda llevar a la caída de la dirección del sindicato y la subida de grupos acostumbrados a la corrupción y la extorsión política, siempre bajo la guía precisa de un político experimentado. Poder tirar al liderazgo sindical le valdría el agradecimiento presidencial y sin duda le abriría las puertas de un juego mayor, en el que el oaxaqueño está ahora aunque en segunda fila.

Pero estas cosas no pasan en la actual y moderna política mexicana. El gobierno presume haber mejorado la educación solo con el acto mágico de haber encarcelado a la líder y el sindicato esta replegado tratando de evitar daños posteriores a la institución y a los líderes en lo individual, y no hay ex gobernador que se atreva a revivir los viejos estilos de la política porque nos han dicho hasta el cansancio que este es el nuevo PRI y hasta nos sugieren que no llegaron para quedarse, sino quien sabe para qué.

Así que posiblemente los maestros de la SNTE están luchando por una reforma educativa democrática y participativa que nos llevará a dejar de ser vergüenza en el mundo y convertirnos en la nueva promesa en el concierto de las naciones.

Bueno, ya sé que se vale soñar, por eso el título de este artículo.