¿Cortina de humo?

 

Una sociedad suspicaz por naturaleza o porque se acostumbró a que siempre hay cosas encubres, no deja de especular si algo se oculta detrás de la detención de Elba Esther Gordillo. Cuesta trabajo poder responder cuando alguien sostiene que en realidad esta es una maniobra para ocultar cosas de mayor envergadura. Internacionalmente se manejó el hecho que el poder mexicano maneja al sistema judicial para sus ajustes de cuentas, ¿será este simplemente uno más de esos, o hay un intento por velar intenciones no confesadas?

La gente está convencida que viene un aumento en los impuestos y que de proseguir este circo simplemente no pondremos atención. Muchas señales nos han enviado que muestran que incrementarán el IVA a medicinas y alimentos, pero no hay nada que indique que se terminará el régimen de privilegio que ha afectado a la hacienda pública. La argumentación es ridícula: con el IVA cero los que más se benefician son los ricos, mientras que con el aumento del impuesto a los alimentos a los ricos poco les afecta un incremento de ese tipo que si golpeará a aquellos con presupuestos recortados y limitados, que son la mayoría de la población.

Ahí viene negociándose en lo obscurito la reforma a las telecomunicaciones, como si ese fuera un tema estrictamente de los pulpos de radio y televisión que no afecta a la sociedad en general. Por supuesto que nos afecta una programación pensada para subnormales, que explota bajos instintos y genera mundos ficticios. Nos merecemos una competencia firme que empuje a las cadenas televisivas a producir mejores contenidos y reducir costos. El radio es una vergüenza, cinco familias controlan los espacios informativos y desde ahí manipulan a la sociedad. EL mexicano promedio carece de información adecuada para tomar buenas decisiones. Pero además se debe regular que los medios no vendan inserciones pagadas que se presentan como noticias y los lectores de noticias dejen de extorsionar a políticos y gobernantes con la amenaza de atacarlos si no les compran servicios. Dudo que el gobierno se atreva a dar este paso, y para eso los medios le hacen el trabajo de ensuciar a líderes y su entorno. Usted dígame si todas las maestras del país son malas, flojas, irresponsables.

Han creado la imagen que el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, que en su momento tenía en la nómina a muchos de sus hoy críticos, por sí mismo garantizará elevar el nivel educativo del país, cuándo lo que lo tiene hundido es una mezcla de factores muy complejos que incluye a los medios de comunicación y el empobrecimiento deliberado de la educación pública.

Se piensa que gracias al circo que vivimos se colará la reforma energética. No es que pensemos que la inversión privada no debe participar en ese sector de la economía, pero tampoco se nos explica si lo harán sin gozar de ventajas y que gana la sociedad en general.

Hoy vemos escandalizados que el gobierno destinará 15,000 millones de pesos para darle garantías a los bancos que presten dinero a los constructores de casas. Ya sufrimos un salvamento de los bancos que nos tiene anclados, y los bancos no modificaron sus políticas para solidarizarse con el país funcionando con actitudes de apoyo al desarrollo. ¿Cómo justifican quitarle subsidios a los menesterosos y entregárselos a los que concentran la mayor parte de la riqueza nacional?

El gobierno continúa al pie de la letra las políticas neoliberales que han empobrecido a la sociedad y al mismo tiempo crea ilusiones de mejoría moral, aunque solamente le interese quitarse obstáculos para generalizar su dominio político y al pueblo pan y circo. Jornada contra el hambre y detención de una mujer poderosa. Y como presienten que está por dispararse una fuerte resistencia social se concentran en ampliar el aparato represivo.

Las señales del hartazgo social están a la vista. Grupos de auto defensa, universidades con conflictos que no se resuelven, una sociedad que se oculta y encierra en sus casas porque la delincuencia está desatada y es cómplice de autoridades policiacas. Segmentos sociales que recurren a la ilegalidad para poder sobrevivir, no en vano somos uno de los paraísos del pirataje y la economía informal que maneja muchas mercancías de contrabando es de las que más ha crecido en el país.

Mal haría el gobierno si cree que las cortinas de humo sirven para atender problemas. Su utilidad es indudable para facilitar ciertas decisiones, pero cuando el impacto se desvanece muestran con toda crudeza las maniobras y su éxito o falla, y como están las cosas, varias de las reformas tendrán un efecto negativo más que positivo y la desilusión cuesta cara, porque la sociedad ya aprendió y entendió el valor y peso del engaño.