ÉLITES POLÍTICAS DE GUERRERO

El único trabajo publicado que se acerca al tema de las élites políticas en Guerrero, es el que investigaron los politólogos del Instituto Internacional de Estudios Políticos Avanzados-IMA-UAG, los doctores Rosa Icela Ojeda Rivera y Rogelio Ortega Martínez, “Guerrero. Elecciones 2011. Persistencia política inestable, participación ciudadana y nueva cultura cívica”.

Rescato el sumario de esta interesante investigación politológica que dice: “Resulta paradójico que el estado de Guerrero como entidad federativa logró constituirse como tal hasta 1949, luego de ser una de las regiones de mayor actividad y participación de la gente del sur en la Guerra de Independencia. Otra paradoja fue la confrontación entre dos héroes de la independencia más connotados: Vicente Guerrero y Nicolás Bravo, asunto que dividió a los sureños independentistas.

Sin embargo, el trabajo de los politólogos no trata de lo que es la clase política ni las élites políticas, porque no era el tema a desarrollar, sino las elecciones de gobernador en 2011.

Puede afirmarse que en Guerrero existe un bipartidismo PRD y PRI, y de aquí han surgido las élites políticas, pero no tienen la connotación que desarrollaron los primeros teóricos de las élites: Gaetano Mosca y Vilfredo Pareto, son más bien camarillas políticas que participan en torno a un líder, veamos las camarillas de los dos partidos políticos más importantes.

PRD, son dos círculos dominantes: Ángel Aguirre Rivero, gobernador Constitucional del Estado de Guerrero, su élite se compone de Humberto Salgado Gómez, secretario general de Gobierno; Carlos Mateo Aguirre Rivero, Coordinador Ejecutivo; Jorge Salgado Leyva, secretario de Finanzas y Administración; Silvia Romero Suárez, secretaria de Educación; Sofío Hernández Ramírez, Senador, entre otros.

El otro círculo dominante lo encabeza el diputado Bernardo Ortega Jiménez, presidente de la Comisión de Gobierno y coordinador Parlamentario del PRD en el Congreso del Estado de Guerrero.

Al interior del PRD también existen otras élites más pequeñas encabezadas por Carlos Reyes Torres, Saúl López Sollano, Misael Medrano Baza, Ranferi Hernández Acevedo, Félix Salgado Macedonio, Eloy Cisneros Guillén, David Jiménez Rumbo, Víctor Aguirre Alcaide, Evodio Velázquez Aguirre.

En la izquierda participan otros dos partidos al interior del Congreso de Guerrero: el Dip. Mario Ramos del Carmen, Partido Movimiento Ciudadano (PMC); y el Dip. Jorge Salazar Marchán, del Partido del Trabajo (PMT).

Asimismo, ha surgido un tercer grupo político con la conformación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que encabeza Andrés Manuel López Obrador, y en Guerrero: César Núñez Ramos, presidente; Rubén Cayetano, secretario general; Iván Hernández Díaz, tesorero, y el doctor Pablo Sandoval Cruz, presidente de la Comisión de Equidad y Justicia.

En el PRI puede afirmarse que hay tres cabezas: la que lidera Rubén Figueroa Alcocer, el político empresario que nunca se fue del poder, en su grupo destaca actualmente el más importante, Cuauhtémoc Salgado Romero, presidente del CDE del PRI; Rubén Figueroa Smutny, diputado local, Héctor Vicario Castrejón y Fermín Alvarado Arroyo, los dos últimos en la banca.

La segunda élite política del PRI, es la que encabeza René Juárez Cisneros, senador de la República, en su grupo destaca la presencia de Héctor Apreza Patrón, coordinador Parlamentario del PRI en el Congreso de Guerrero; Daniel Pano y Alicia Zamora Villalva.

Hay otra pequeña élite del PRI en la que hace dupla Manuel Añorve Baños, diputado federal, y Héctor Astudillo Flores, diputado local.

El pactismo es una de las claves de la historia política mexicana del siglo XX y lo que va del siglo XXI, y fue uno de los pilares del autoritarismo porque sirvió para dos objetivos fundamentales: la exclusión de grandes grupos sociales de las negociación política, y la centralización del poder.

Esta fórmula de estabilización política tiene efectos antidemocráticos de largo alcance si se extiende en el tiempo y cristaliza en arreglos institucionales de largo plazo que consagran la autonomía de decisión, que se traduce en arbitrariedad de los grupos en el poder en relación con sus gobernados, como está sucediendo con el Pacto por México, donde solo tres partidos lo firmaron: PRI, PRD y PAN, los otros cuatro partidos quedaron fuera del Pacto.

Una posible fractura entre los tres partidos firmantes del Pacto, es previsible cuando el PRI desde el gobierno pretenda privatizar Pemex, otro hecho político lo veremos antes, en el actual proceso electoral en los estados donde habrá cambios en sus gobiernos, porque el PRD y el PAN se van aliar para tratar de derrotar al PRI. Son 14 entidades donde habrá elecciones: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

A través del presente análisis político de coyuntura, se concluye que en Guerrero, no hay una clase política sino élites políticas en torno al PRI y al PRD, es posible que surja en unos meses otra pequeña élite en torno a Morena. Respecto de los otros 5 partidos no hay élites, aunque la que más se acerca el PMC que conduce Luis Walton Aburto, presidente municipal de Acapulco; en tanto que en el PT, PAN, PVEM y PNA, no se observan élites políticas.