Análisis de las estimaciones de las casas encuestadoras en la elección presidencial de 2012 (Parte 6)

Macario Hernández Garza

Continuamos con la sexta parte del análisis de las estimaciones de las casas encuestadoras en las elecciones del 2012 en México. Ahora con el análisis de las estimaciones para Josefina Vázquez Mota, con base a los resultados recopilados por ADNPolítico y publicados en su sitio de internet, en la liga: www.adnpolitico.com/encuestas. Como se ha comentado, a estas estimaciones se le añadieron las de Indermerc-Harris, las cuales se tomaron de los reportes entregados por esta encuestadora al IFE.

Análisis de las estimaciones para Josefina Vázquez Mota.

Curva de estimaciones de todas las casas encuestadoras (estimaciones juntas o agregadas).

 

Figura 1

 

En la Figura 1 se tienen las estimaciones de las diferentes casas encuestadoras para Josefina Vázquez Mota. Como ocurrió con las estimaciones de Peña Nieto y López Obrador, hay picos en algunas estimaciones con diferencias cercanas a los 10 puntos porcentuales con respecto a los otros encuestadores. Buendía y Laredo tenía para Vázquez Mota 22.9 puntos porcentuales el 16 de marzo, mientras que Gea-Isa reportaba 34.5 para esta misma candidata el 22 de marzo; una diferencia de 11.6 puntos porcentuales en seis días.

Las curvas de estimaciones por casa encuestadora (estimaciones por separado o desagregadas).

En la Figura 2, se tienen las estimaciones de las casas encuestadoras en forma separadas o desagregadas, es decir, se grafican las estimaciones de cada encuestador en una curva individual. Con ello se consigue exhibir la conducta de cada encuestadora.

Se puede ver en la Figura 2 como hay una táctica de la mayor parte de las casas encuestadoras de tener, al inicio de la contienda, sobrevaluada en sus estimaciones a Josefina Vázquez Mota. Esta táctica se aprecia, principalmente, en nuestra vieja conocida Gea-Isa. 

Figura 2

Se observa en la Figura 2, cómo inicia Gea-Isa con las estimaciones más altas para Vázquez Mota, igual que lo hizo con Enrique Peña Nieto, sólo que para este candidato mantuvo los sesgos favorables hasta el final. En la misma Figura 2 se aprecia que la mayor parte de las casas encuestadoras jugaron la estrategia de traer inicialmente a Vázquez Mota con estimaciones sobrevaluadas, para luego llevarla a su nivel real y, posteriormente, terminar castigándola con estimaciones con sesgos negativos; pero los puntos que le otorgaron en exceso a Peña Nieto, de algún candidato los tenían que sacar, y los sacaron, por orden de magnitud de: Otros Candidatos, López Obrador y Josefina Vázquez Mota.

La mayor parte de las casas encuestadoras, de enero a abril de 2012, aproximadamente, trataron de sembrar la idea de que la disputa por la presidencia estaba entre Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota. Con ello, trataban de hacer que el efecto de arrastre o Bandwagon beneficiara a estos dos candidatos.

Nuevamente, para desgracia de la mayoría de las casas encuestadoras, Covarrubias pone en serios predicamentos, con sólo 5 estimaciones, la historia de las demás casas encuestadoras de que Vázquez Mota traía estimaciones de entre 30 y 35 puntos porcentuales hasta el mes de abril de 2012. La estimación final de Covarrubias fue la segunda mejor estimación para Vázquez Mota. El rango de variabilidad de las estimaciones de Covarrubias fue de sólo 2.2 puntos porcentuales (con sólo cinco estimaciones), contra un rango de variabilidad correspondiente de Gea-Isa de 13.2 puntos porcentuales (6 veces más grande que el de Covarrubias y con 103 estimaciones).

Resulta también contradictorio que Covarrubias con un tamaño de muestra de 1500, su estimación final para Vázquez Mota estuvo a una distancia de 0.59 puntos porcentuales del resultado final, mientras que el promedio móvil final, basado en las últimas 7 estimaciones y en un tamaño de muestra de 7950, esté a una distancia de 1.77 puntos porcentuales. Llama también la atención que, Covarrubias, con sólo 5 encuestas, tenga un mejor desempeño que Gea-Isa, la cual realizó 103 encuestas.

Otro punto a considerar es que, de todas las estimaciones de Covarrubias para Vázquez Mota, la más alejada estuvo a 1.79 puntos porcentuales y corresponde al 15 de febrero de 2012. Lo anterior hace pensar que las preferencias electorales para Vázquez Mota fueron bastante estables y que la historia contada por la mayoría de las casas encuestadoras no es verídica.

Figura 3

 

En la Figura 3 se muestran las curvas de las estimaciones de Gea-Isa, Covarrubias y los Promedios Móviles basados en las últimas siete estimaciones a la fecha dada. En la figura mencionada se contrastan las estimaciones de las encuestadoras que tuvieron el peor y el mejor desempeño en las estimaciones de Vázquez Mota.

Asimismo, en esta figura se puede apreciar como las curvas de Gea-Isa y Covarrubias son muy diferentes. Por una parte se observa la estabilidad de las estimaciones de Covarrubias contra la enorme variabilidad de las de Gea-Isa. La curva de Gea-Isa parece una sierra dentada, una curva muy nerviosa, donde en menos de una semana sube 5 puntos, y en esa misma semana los vuelve a bajar.

La última estimación de Covarrubias tuvo un error o sesgo en su última estimación de sólo 0.59 puntos porcentuales contrastando con el error de -3.01 de Gea-Isa.

La Figura 4 muestra la conducta de las estimaciones de las casas encuestadoras en las estimaciones para Vázquez Mota. Las líneas horizontales representan el rango de variabilidad de las estimaciones de las distintas casas encuestadoras. Los puntos rojos representan la última estimación reportada, mientras que la línea vertical punteada representa el resultado del cómputo distrital para Vázquez Mota. A la izquierda de cada línea horizontal, aparecen dos valores numéricos: el primero representa el rango de variabilidad de las estimaciones durante la campaña electoral y, el segundo, el sesgo final, la diferencia entre la última estimación y el resultado del cómputo distrital para Vázquez Mota.

Figura 4

Usando la metáfora de que el grupo de estimaciones de un encuestador para un candidato dado es la película de cómo se movieron las preferencias electorales durante la campaña electoral, se puede observar que la película contada por Covarrubias es muy diferente de las películas contadas por las otras casas encuestadoras. Como se puede ver en la Figura 4, el rango de variabilidad de las estimaciones de Covarrubias es de 2.20 puntos porcentuales, y además, tiene un sesgo o error de sólo 0.59 puntos porcentuales para Vázquez Mota. El rango de variabilidad de las estimaciones de Gea-Isa fue de 13.20, 5 veces más grande que el valor correspondiente de Covarrubias.

En un anterior artículo (se puede consultar aquí), se establecía que las estimaciones de una encuesta electoral deben de satisfacer dos principios básicos: (I) Los sesgos o desviaciones de las estimaciones tienen la misma probabilidad de ser positivos o negativos (propiedad de simetría) y, (II) Es más probable observar sesgos pequeños que grandes. Si se observa la Figura 4, se tiene que las estimaciones finales (puntos rojos), violan estos dos principios.

Como dato adicional se tiene que, de las once casas encuestadoras, dos de las estimaciones estuvieron fuera de precisión y con sesgo negativo. La probabilidad que de 11 estimaciones, 2 estén fuera de precisión (Gea-Isa e Indermerc-Harris), es de una posibilidad en 12, de manera conservadora; de manera estricta sería 0.0273, una posibilidad en 36.Si observamos la Figura 4, 10 de las 11 estimaciones de las casas encuestadoras para Vázquez Mota son menores que el resultado final del Cómputo Distrital (la probabilidad de que esto ocurra es 0.00537 una posibilidad en 186), lo que contradice el principio (I), establecido en el párrafo anterior. Además, hay más estimaciones alejadas del resultado del Cómputo Distrital para Vázquez Mota, que valores cercanos, lo que contradice el principio (II), antes establecido.

¿Pertenece México a una región bizarra o anómala del Universo?

Hemos visto en este artículo y los anteriores, que pareciera que México perteneciera a una región anómala o bizarra del universo, una región donde la estadística no se cumple: los escenarios más improbables son los más frecuentes de ocurrir, y por tanto, los escenarios más probables no ocurren. Ni Juan Orol hubiese podido crear un argumento más absurdo. Pero como escribiera Víctor Romero Rochín, en uno de sus estudios sobre anomalías electorales en las elecciones de 2006: cuando se interfiere con el azar, se nota.

Como se ha visto en esta serie de artículos, las casas encuestadoras, más que medir el pulso de la opinión pública, lo van moldeando, junto con los medios de comunicación, de acuerdo a los intereses de la agenda de los poderes fácticos nacionales e internacionales.

¿Qué sigue?

Creo estar cerca del final de esta serie de artículos, sobre el análisis de las estimaciones de las casas encuestadoras, para los candidatos en las elecciones presidenciales de 2012. Pienso escribir alrededor de tres artículos más. En estos artículos haré un resumen de las estimaciones para los distintos candidatos y lo relacionaré con algunas elecciones de 2010, para ver las conductas de las casas encuestadoras en esas elecciones. Analizaré la propuesta que Leo Zuckermann hace en la revista Nexos, para evaluar la actuación de las casas encuestadoras. Y haré un análisis sobre un artículo, que escribió Ulises Beltrán hace cerca de 20 años en la revista Nexos, para tratar de mostrar que la manipulación de los encuestadores políticos, nació con la aparición de estos en el escenario político.

Mientras tanto, agradezco su atención y paciencia.

Nuevamente, un especial agradecimiento a Daniel González Sepúlveda, por la revisión de este escrito, así como por sus correcciones y aportaciones al mismo.