El equipo de transición, elites políticas y asuntos pendientes

Puede ser que las personas que componen el equipo de transición de EPN no sean sorpresa para muchos, sin embargo para otro si, en este grupo me ubico. El regreso del PRI a la presidencia de la república, más allá de estar o no de acuerdo con dicho resultado, es ya de por si un fenómeno político, pues existe una curiosidad entre morbosa, escéptica y angustiante de cómo podrá este partido ayer hegemónico hoy ganador, gobernar a un país ya de por si devastado por la violencia y con una sociedad incrédula en las instituciones (de repente me da la impresión que muchos votaron por el PRI para que el paternalismo y corporativismo volvieran, al no creer en las endebles instituciones democráticas) que no pudieron en los gobiernos panistas demostrar mayor inclusión social. Por supuesto que también uno se puede preguntar, si ¿el PRI es consciente de que México sin exagerar, transita por una cuerda floja demasiado débil, y si los hombres y mujeres que forman hoy el equipo de transición y luego el gabinete presidencial y las direcciones de las instituciones estatales, serán los adecuados? Es decir uno desearía una reingeniería sistémica, al menos en cuanto a las personas tomadoras de decisiones.

Al ver el equipo de transición, uno reflexiona si no había otro tipo de personas que dieran una luz en el horizonte de ciudadanos “neutrales” que pudieran dar al menos señales de que EPN no quiere regresar a un autoritarismo de imposiciones o de “más de lo mismo”. Obviamente el equipo no es para darle gusto a nadie, más que a los intereses de los que hoy toman el poder, ni siquiera a los votantes del priismo y es lógico también, que en las concesiones o premios políticos estos individuos se lo ganaran por algo. El caso de Paloma Guillen Vicente supuesta hermana del famoso guerrillero cibernético Sub Marcos, que se le nombra coordinadora de la Agenda Legislativa, Enrique de la Madrid Cordero hijo del ex presidente Miguel de la Madrid coordinador para el campo, un campo que el mismo priismo se encargó de desbaratar en aras de la industrialización y globalización. Sebastián Lerdo de Tejada coordinador del Plan de Desarrollo, que ha sido un importante político priista fogueado en el Congreso de la Unión. Roberto Campa Cifrián el otrora sui generis candidato presidencial, ligado aparentemente a las huestes magisteriales de Elba Esther Gordillo, es coordinador de seguridad. A riesgo de parecer tramposo, los demás integrantes son personas que poco o nada se sabe de ellas, sin embargo pareciera ser, alguna virtud deberán de tener, al menos pertenecer a los grupos políticos que participaron de este proceso electoral.

Por otro lado observando las coordinaciones, no se percibe alguna que trate los graves y penosos asuntos fronterizos, tanto del sur como del norte, aun cuando existen coordinaciones para migración y derechos humanos, no se ve nada claro en relación con las fronteras, donde existen vacios en muchos aspectos y las necesidades de desarrollo económico y crecimiento urbano, las vulneran por las malas políticas públicas implementadas en estas zonas. No se ha entendido que las fronteras geopolíticamente, son las partes sensibles de un país.

El reciclaje de las elites no es otra cosa más que el enquistamiento de la democracia, elites del conservadurismo, del no cambio, del gatopardismo, de la simulación, del nepotismo. Las elites que salen, tampoco dieron el ancho, fueron algo cobardes y cómplices de las que hoy llegan de nuevo.

Finalmente las elites se previenen, llama la atención cómo Ernesto Zedillo puede ser protegido por el gobierno estadounidense, por el caso jurídico pendiente en aquella nación, donde se le acusa desde acá por la matanza de Acteal. Y mientras no suceda lo que en Argentina, Corea del Sur, Egipto y otras naciones donde los ex gobernantes sean juzgados por sus errores y complicidades políticas, jamás tendremos una democracia plena, ni lugar a dudas.