Sexo y muerte en el PREP

Por Alberto Altamirano y Jorge López Gallardo

¿A poco hay sexo y muerte en los datos del PREP? No veo cómo…

Claro que lo hay, aunque te diré que más bien lo pongo en el título para cumplir con las recomendaciones del Gabo de enganchar al lector con la promesa de sexo promiscuo y violencia malsana. Pero ahora que ya tengo tu atención deja te cuento la historia (con naranjas y manzanas como me lo pidieron por Twitter).

Todo empezó un dos de julio en la noche... Esa noche el IFE nos dio los números de votos que llevaban cada uno de los candidatos, esto lo hizo con actualizaciones cada 5 minutos más o menos. Si uno toma –digamos- 50 de esos números (es decir 50 actualizaciones) del PRI y del PRD, por ejemplo, y los pone en una hoja de trabajo de Excel y calcula la correlación entre las dos series de números (por medio de la función Correl de Excel), el número que resulta es un 1.000 lo cual indica que hay una correlación perfecta entre los votos recibidos por un candidato y los del otro.

Esto ya me lo habías contado antes, los datos del PREP tienen correlaciones, ¿y luego?

Bueno, para empezar eso no debería de ser, pero sigamos. Gráficamente, esos números se ven así:

CORRELACIÓN VOTOS ACUMULADOS

Muy derechitos, ¿qué sigue?

Acto seguido, y para acallar críticos, los autores de las referencias estudiaron esos mismos números pero eliminando la acumulación por medios de técnicas econométricas (Ref. 3) o restando directamente una actualización de la anterior y viendo las correlaciones entre esos incrementos (Ref. 4.). De nuevo, las correlaciones resultaron altísimas (mayores a 0.999 tanto en Ref. 3 como en Ref. 2). De nuevo, gráficamente esos incrementos se ven así:

CORRELACIÓN ENTRE INCREMENTOS DE VOTOS


No tan derechos como el caso anterior, pero sorprendentemente lineales...

Sí, sobre todo tomando en cuenta que no hay razón para que existan esas relaciones. Ya que eso era tan sospechoso, en la Ref. 5 se estudiaron las correlaciones que hay entre las diferencias entre incrementos, es decir entre los incrementos de los incrementos y se encontraron correlaciones mayores de 0.99. Siguiendo con el masoquismo se estudiaron las diferencias de las diferencias entre incrementos y se encontró lo mismo. Y así se siguió ese juego hasta llegar a las diferencias de las diferencias de las diferencias de las diferencias de las diferencias de los incremento y siempre se encontró una correlación superior a 0.99.

Bien, hay correlaciones perfectas por todos lado, pero ¿y el sexo y los madrazos?

Vienen. Si ponemos los incrementos como porcentaje del total de votos recibidos en cada actualización vemos lo que muestra la gráfica siguiente, y si calculamos la correlación entre los incrementos en porcentajes nos da un resultado nulo.
Sigo sin ver la relevancia de esto y mucho menos el sexo y la violencia...

Pues si contamos cuantas veces el aumento de votos para cada partido fue del 24%, 25%, y así hasta llegar al 39%, veremos que el IFE asignó los aumentos de votos entre los tres candidatos de una manera muy sui generis, (en latín para abstenerme de usar malas palabras):
Ya veo, y esto ¿qué significa?

Un montón de cosas:

  1. Hay ordenamiento entre los incrementos, es decir, van de menor a mayor o de mayor a menos, y no existe una razón para que sean así.
  2. El PRI tiene incrementos prácticamente constantes del 37% (63 incrementos de 73).
  3. Todas las distribuciones violan el Teorema del Límite Central, regla sagrada de la estadística que dice que esa distribución debería ser Gaussiana, también llamada normal o “de campana”.

O sea que ¿no es como debe de ser, cierto?

Correcto. Mira, Jorge Zavala y su grupo vieron la distribución de porcentajes de EPN a nivel nacional y les dio la curva de campana de la figura siguiente. Si le ponemos ahí (con escalas distintas) los porcentajes que el IFE le dio a EPN en los 73 incrementos del PREP estudiados podrás ver la gran diferencia; la distribución de los incrementos debería reflejar la distribución a nivel nacional.
¡Órale! Y en pesos y centavos, ¿eso qué significa?

Pues que los aumentos entre actualizaciones (y por ende los números del PREP) son más falsos que una moneda de a tres pesos; el IFE metió números falsos en el PREP.

¿O sea que nos cogieron?

Exactamente. ¿Ya viste dónde está el sexo en esta historia?

Sí, pero ¿y el asesinato?

Ese fue a la democracia mexicana, pobrecita. Aunque más bien fue aborto pues nunca ha acabado de nacer.

¡Ay, cómo serás mamón!

No te enojes, de alguna manera tengo que hacerle para que me pongas atención y te des cuenta de la realidad de las cosas. Disculpa el atrevimiento.

Referencias

  1. Correlación de Pearson, Jorge Alberto López Gallardo, Colloqui, Julio 2, 2012
  2. ¿Qué tan fácil es obtener un Pearson r > 0.999?, Jorge Alberto López Gallardo, Colloqui, Julio 4, 2012
  3. Controlando el tendencioso PREP, Jair Garza y Jorge Alberto López Gallardo, Colloqui, Julio 9, 2012
  4. Correlación entre incremento de votos, Alberto Altamirano y Jorge Alberto López Gallardo, Colloqui, Julio 25, 2012
  5. Correlación de Pearson de las diferencias de las diferencias de las diferencias de las diferencias de las diferencias de las diferencias entre datos sucesivos del PREP, Jorge A. López Gallardo.
  6. La Correlación de Pearson y el PREP, video, Jorge A. López Gallardo.
  7. Estadísticas de la compra y coacción del voto y su cuantificación, J. Zavala Hidalgo, V. Barberán Soler, Ma. E. Osorio Tai, O. Zavala Romero, J. Morales Velasco, M. García, R. Artis, E. Calderón.