En defensa del macho Mexicano: Un grito a la patria

Seguro que mi título ha provocado la ira de muchas mujeres, ¡sin mencionar las feministas! Sin embargo, una leída cuidadosa de la que sigue revelará que, en realidad, amo a las mujeres y esta es una llamada para la mejoría de su condición general. Admito que el título es provocativo, una treta de la publicidad para atraer la atención, pero también, en realidad, refleja fielmente la problemática más grave que enfrenta México. Con el uso de la palabra “macho” me refiero a su sentido más general.

Aquí no voy a defender a los misóginos quienes pretenden ser superiores a las mujeres y las tratan de “patán”. Al contrario, me sumo al esfuerzo en contra de ese tipo de machos para asegurar su extinción. Voy a hablar, en cambio, sobre la idiosincrasia de la sociedad Mexicana que inventa mecanismos para proteger a la mujer mientras niega los problemas del hombre e ignora la importancia del bienestar masculino. Aunque parece que los beneficiados de esta llamada de conciencia serán los hombres, en realidad las mujeres tendrán el mismo que ganar si conseguimos rectificar el mal estado de la sociedad actual.

Cualquier sociedad que ignora los problemas y desesperaciones de un segmento tan importante de su población está condenada al fracaso. En mi opinión, la descomposición de la sociedad Mexicana, y muchas sociedades occidentales, tiene mucho que ver con el olvido casi por completo, o mas bien, la negación activa, de la precariedad del macho. Déjenme explicar.

En México está impuesto un sistema socio-económico conocido como “capitalismo de cuates”. Es decir, es la forma más cruda o ruda de capitalismo en el cual no hay controles efectivos del gobierno para asegurar niveles mínimos de bienestar social. Los intereses del gobierno, en cambio, están mezclados con los intereses económicos de los empresarios y el gobierno solo simula su deber social hacia la población en general.

La gran mayoría de la población mexicana solo tiene un salario de subsistencia, o tiene que delinquir, sin acceso a la salud, educación, o cultura de calidad. El gobierno dedica sus recursos a fomentar los monopolios empresariales que los dejan con mucho dinero por la contienda electoral pero deja a la población con necesidades inventadas de bienes frívolos de alto costo y servicios de pésima calidad. Esto ha dejado casi a toda la población, tanto hombres como mujeres, en condiciones de extrema vulnerabilidad, expuestos a la pobreza, corrupción, abusos e injusticias de toda índole. En este ambiente luchan diariamente las mujeres y hombres de México para, simplemente, sobrevivir.

Las mujeres, en cualquier rincón del globo, están dotadas con una característica, derivada de la evolución por la selección natural, que les beneficia en la lucha de sobrevivencia en tales condiciones. Ellas son criaturas sociales por naturaleza y están conscientes de su género y los peligros que afrontan su género, y se organizan entre si para asegurar protecciones, a pesar del sistema nocivo impuesto. Los hombres, por el contrario, son criaturas solitarias quienes raramente quejan de su condición, y mucho menos se organizan en beneficio de su género. Ante este escenario hay que sumar el hecho de que la sociedad en general percibe a la mujer como el ser más vulnerable, y se perpetra por el instinto protector de cada hombre. Sin embargo, creo que esta percepción e instinto son cosas heredadas de tiempos completamente distintos cuando la fuerza bruta dominaba y la organización de la familia, y hasta la sociedad, era completamente diferente. Los datos que presento a continuación muestran que, en realidad, los más vulnerables de nuestras sociedades contemporáneas occidentales, y en particular la mexicana, son los hombres.

La precariedad de la vida de los machos mexicanos puede ser vista en los datos sociales que puedan ser comparados con sus homólogos de países más desarrollados, con sistemas sociales-económicos más justos. En México, 37% de los hombres terminan la preparatoria comparado con 44% de las mujeres.

  1. En países desarrollados aproximadamente 95% de ambos géneros por igual salen de la preparatoria. La diferencia entre género es todavía más marcada cuando se cuentan egresados de las universidades, en México 60% son mujeres y solo 40% son hombres.

  2. El varón mexicano esta frecuentemente condenado al aislamiento y abandono. De los niños de la calle, 77% son varones.

  3. Cerca de 95% de los niños y jóvenes reclutados por las bandas delincuentes son varones. Cerca de 30% de los padres mexicanos, por una razón ó otra, viven aislados de sus hijos. Por ejemplo, menos del 2% de los hombres divorciados logran la custodia o custodia compartida de sus hijos (mientras en países desarrollados este porcentaje es cerca de 40%) y hay 20 hombres por cada mujer que siente obligado a migrar para encontrar empleo (la gran mayoría de las mujeres migran para reunir la familia). Las mexicanas gozan de mejor acceso a la salud, con programas de detección temprana de enfermedades dirigidas específicamente a ellas. Las mujeres viven en promedio 77.8 años mientras que los mexicanos viven en promedio 73.1 años. En México, la edad de jubilación promedio en varones es igual a su esperanza de vida.

  4. Esto implica que la mayoría de los hombres mueren antes de recibir una pensión de jubilación. Las mujeres gozan de un promedio de 8 años de tiempo de jubilación antes de morir. En accidentes en el trabajo, los hombres padecen más que el doble de la mujer.

  5. Hay 60 muertos de hombres por cada mujer muerta durante la hornada laboral. Este último factor es solo de 5 a uno en países desarrollados. En México, hay 20 hombres en la cárcel por cada mujer.

  6. En países con sistemas socio-económicos más justos, este número es alrededor de 6 a uno. México es un país reconocido internacionalmente por sus desaparecidos. Producto de la violencia resultado de las condiciones de pobreza extrema y la corrupción, desinterés y abandono del gobierno. Por cada mujer desaparecida en México, hay 12 hombres desparecidos. Sin embargo, existen listas de desaparecidos de mujeres, pero no para hombres.

  7. Es difícil encontrar estadísticas de desaparecidos en países desarrollados porque estos eventos son extremadamente raros, la gran mayoría de los casos están resueltos en semanas, pero se sabe que la diferencia entre género no es tan grande. Hay 10 homicidios perpetrados en contra de los hombres por cada una que acaba con la vida de una mujer.

  8. En México hay 5 hombres que se suicidan por cada mujer que alcanza el mismo triste fin. En países nórdicos este número es aproximadamente 2 a uno. Hay 9 hombres perdidos por abuso de sustancia por cada mujer perdida. En países desarrollados, este número es alrededor de 2 a uno. No creo que la tesis de que los hombres por naturaleza son violentos, aunque influyente, sea justificación suficiente para estos datos, igual como no es para la justificación de la violencia intra-familiar. La disparidad entre los datos de México y sociedades desarrollos habla de que algo aquí realmente esta muy mal. Estos datos dan una vista innegable de la precariedad de la vida del hombre respecto de la mujer en la sociedad mexicana actual. En México, hay muchas instituciones de protección y fomento al desarrollo de la mujer, gubernamentales y no-gubernamentales. El Instituto Nacional de la Mujer, el DIF, la Asociación para la Mujer Migrante, Asociación para Madres Solteras, Asociación de Mujeres para la Salud, asociaciones para la mujer desaparecida, etc. Sin embargo, para el hombre, no logré encontrar alguna que trate exclusivamente de asuntos relacionados a sus necesidades particulares de género.

  9. Es evidente que todos los problemas mencionados arriba son resultado del sistema social-económico primitivo impuesto por la oligarquía de este país. Y mientras no logramos sacudirnos del jaque en el cual nos tenemos todos ahorcados, pocas cosas van a cambiar. Sin embargo, creo que será instructiva si las pocas instituciones gubernamentales y no gubernamentales en apoyo de la población orientan sus atenciones a la dimensión humanista real en que vive México, y no hacerse ciego respecto al hombre. Los logros potenciales a favor del hombre no serán en contra de los intereses de la mujer, ni exclusivamente en favor del hombre. Una niña quien tienen una gran red de apoyos institucionales a su alcance, pero quien nunca tuvo acceso a su padre porque era un narco acribillado, o drogadicto, o un migrante, o era divorciado de su mama, o estaba en la cárcel, es una niña quien también vive en una situación de precariedad y no goza plenamente de la vida.

  10. No van a haber mujeres plenamente felices y protegidas si no hay hombres felices y protegidos (y viceversa). Claro, las ganancias logradas por las mujeres se deben mucho a sus propios esfuerzos. Las protecciones generales existentes en la sociedad fueron logradas principalmente por las mujeres (con la ayuda de unos hombres a través de su instinto protector) y es de esperar que los hombres hagan lo mismo y luchen por instituciones en congruencia con su bienestar. Por la naturaleza del hombre, esto nunca ocurría. Esta tarea, entonces, pudiera corresponder a las mujeres con simpatías hacia a nosotros, que son muchas; madres, esposas, hermanas y amigas. No tengo la más mínimo duda que ellas llegaran a la salvación de nuestro género si fueran llamadas. ¿Sin embargo, que sentido tendrían instituciones de protección del hombre y otros dedicados a la protección de la mujer en un mar de violencia, desolación y desesperación? Luego llegaremos a absurdos, como instituciones para la protección de los jueces, para la protección del periodista (¡ya existe!), para la protección del arquitecto, etc.

Ahora, las condiciones adversas que enfrentan las mujeres son generalmente atribuidas, no al mal estado de la sociedad en que viven, sino a unos malos hombres y son muchos los mecanismos inventos para protegerlas de él, desde camiones y vagones del metro solo para mujeres, leyes asimétricas de género, hasta la caza incansable del fantasma destripador de Cuidad Juárez.

Estoy seguro que si empezamos a orientar nuestras atenciones hacia la precariedad de los hombres en México, vamos a descubrir la verdadera dimensionalidad del podrido de la sociedad mexicana y, sin poder señalar otro culpable, y sin justificar inventar nuevos instituciones de protección, no tendremos otra opción sino hacer cambios estructurales de fondo al actual sistema socio-económico. El grito a la defensa incondicional del macho mexicano podría ser la clave para regresar la dignidad a la sociedad mexicana. Aquí podemos trabajar hombro a hombro con nuestras mujeres hacia una visión más humanista de México, indistinto de género.

¡Vivan los machos! ¡Vivan las mujeres! ¡Viva México!

Karo Michaelian, for One Just World.

Referencias:

  1. El estado de la Educación en México, Una lectura de los indicadores educativos de la OCDE.
  2. ¿Profesionistas del futuro o futuros taxistas? Los egresados universitarios y el mercado laboral en México, Wietse de Vries Yadira Navarro. http://ries.universia.net/index.php/ries/article/viewArticle/71/de%20vries.
  3. Informe Estadístico del primer censo de los niños de la calle. Arístides Vara Horna, Asociación por la Defensa de las Minorías (ADM). http://reocities.com/heartland/cabin/5900/redenac05.htm
  4. En México, la edad de jubilación promedio en varones es igual a su esperanza de vida. http://vivirmexico.com/2011/04/en-mexico-la-edad-de-jubilacion-promedio-en-varones-es-igual-a-su-esperanza-de-vida.
  5. Accidentes de trabajo por edad, sexo, ocupación y nacionalidad. Tasa anual (CNO-94). http://www.oect.es/portal/site/Observatorio/menuitem.02f24b227be1a22f7ac3d63062c08a0c/?vgnextoid=d7bb9cc1691d1310VgnVCM1000008130110aRCRD&vgnextchannel=6ff05c9847273110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD.
  6. Urge CNDH adecuar cárceles por género http://sipse.com/noticias/174672-urge-cndh-adecuar-carceles-genero.html.
  7. México: DF contará con base de datos de mujeres desaparecidas. http://www.observatoriogeneroyliderazgo.cl/index.php/iqustasando-menu-superior-104/26-novedades/6049-mexico-df-contara-con-base-de-datos-de-mujeres-desaparecidas.
  8. Dato curiosamente difícil a encontrar, la web esta abrumadamente preocupado con los feminicidios. Lo tomo de este sitio que representa solo una región de México, y por el año 2000; Variaciones regionales de la mortalidad por homicidios en Jalisco, México, http://www.scielo.br/pdf/csp/v19n2/15427.pdf.
  9. Curiosamente, una búsqueda de Google con las palabras ‘ “Asociación para la mujer” México’ da 401,000 hits. El homologo ‘ “Asociación para el hombre” México’ da solo 2 hits! Y estos dos, de hecho, no tienen nada que ver con el hombre.
  10. http://www.calib.com/nccanch/pubs/statinfo/nis3.cfm.
  11. Según el U.S.A. Department of Health and Human Services, Administration for Children and Familie, National Center on Child Abuse and Neglect, 1996, en contraste con los hijos que conservan el trato con su padre, los hijos que crecen sin conservar el contacto y relación con su padre, son:
    • 5 veces más propensos a cometer suicidio
    • 32 veces más propensos a irse de casa
    • 20 veces más propensos a tener desórdenes de conducta
    • 14 veces más propensos a cometer actos de precocidad y abuso sexual
    • 9 veces más propensos a abandonar los estudios
    • 10 veces más propensos a abusar de substancias químicas y drogas
    • 20 veces más propensos a acabar en prisión.