El ISSSTE

En momentos tan especiales de nuestra realidad mexicana y aprovechando la coyuntura política en la que vive el país, hoy comentaré sobre una institución primordial para la burocracia mexicana, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (en adelante ISSSTE) y alguna vicisitudes por las que atraviesa hoy en día.

Una de las instituciones mexicanas más golpeadas por la crisis, la corrupción e incluso la indolencia de sus empleados, es el ISSSTE, a pesar de que existen cerca de 12 millones de trabajadores afiliados, que pagan puntualmente sus cuotas para los servicios de salud, no se ha podido remediar su ineficiencia y burocratismo en su interior.

En este sexenio que está por concluir, el desabasto de medicinas fue una constante que sufrieron sus afiliados, era común llegar a las clínicas correspondientes y luego de larga espera, el paciente recibía la mala noticia de que no había medicamentos y ni siquiera vales para que se pudieran conseguir por fuera. Asimismo, desde que las citas médicas se hacen vía telefónica o por internet, desde hace un mes (y estamos en julio), es casi imposible acceder a dicho servicio, agravando aún más la situación prevaleciente, en otras palabras, crisis sobre crisis y nadie da la cara.

No sé si en otros países pertenecientes a la OCDE como México, las burocracias se vean ante un fenómeno parecido a éste, pero en lo personal creo que no. En esta perspectiva y hablando del ISSSTE, uno se pregunta ¿En qué consiste tanta ineptitud e indiferencia? ¿Por qué la burocracia que merece un buen trato para su salud, (pues de la misma depende que las demás instituciones sigan funcionando bien) es víctima de su propio patrón, el mismo Estado? Es cuestión de ingresar a cualquier página de internet sobre el tema, para darse uno cuenta de la impotencia de los derechohabientes por no recibir la atención adecuada, un ejemplo lo podemos ver aquí, donde varios mexicanos se desahogan prosaicamente ante la impavidez de las autoridades.

Por otro lado, la institución enfrenta la incertidumbre de las pensiones por las grandes cantidades de dinero que se eroga. En este año se pagaron según datos de Excélsior (17|07|12) 102 mil millones de pesos en pensiones y según estimaciones para el 2032, será de 200 mil millones de pesos. ¿Habrá lo suficiente para entonces? La inquietud es bastante legitima ya que la salud y futuro de los trabajadores, no puede verse mermada o vulnerada por administraciones que manejan con poca transparencia los recursos económicos.

Es de pensarse que la elite política y la alta burocracia, no se atienden en el ISSSTE o si lo hacen, es con pase VIP a sus mejores hospitales, mientras tanto la mayoría de los afiliados continúan soportando la mala actitud de funcionarios y algunos malos empleados de esta deteriorada institución. El ISSSTE pues, es un ejemplo de la crisis estructural del aparato del Estado mexicano, ligado a un manejo negativo de las instituciones mexicanas por parte de su alta burocracia, que no poseen responsabilidad ni ética sociales.

El desgaste, no solamente es económico sino moral, que se basa en un dispendio de sus recursos y repito, en una burocracia altanera y sin sentido de servicio. Las grandes reformas estructurales que se necesitan para enderezar a este país siguen en stand by, mientras tanto los ciudadanos con una cultura política aún mediatizada y manejable, esperan desorientados mejores momentos.