Comparativo del PREP y Cómputos Distritales

Variaciones en las votaciones

Para comparar los datos registrados durante el PREP y el Cómputo distrital calculé la diferencia en votos para cada candidato con la fórmula Cómputo-PREP. Las diferencias positivas indican que el número de votos para el candidato se incrementó tras el cómputo. Las diferencias negativas indican que el número de votos para el candidato disminuyó tras el cómputo.

En el cómputo distrital se asigna un estatus al acta, que asumo indica cuál acta se consideró para el nuevo conteo. Entre estos estatus podemos distinguir el de Acta casilla y Grupo de recuento, de los cuales asumo que identifican aquellas que NO fueron revisadas y las SI lo fueron. Desconozco el significado de los otros estatus pero esperaría que al menos aquellas que fueron marcadas con el estatus Acta casilla no tuvieran variaciones entre el PREP y el cómputo distrital. Sin embargo no es así. Dichas variaciones se muestran en las siguientes tablas para las tres elecciones, segmentadas por estatus de la casilla y candidato.

Corregir o empeorar, he ahí el dilema

Ahora bien, partiendo de la suposición de que todos los votantes reciben boleta para votar por presidente, diputado federal y senador federal en una casilla, excepto en las especiales, propongo el término de casilla cuadrada para aquellas casillas donde las votaciones totales efectivas (VTE) para presidente, diputados y senadores es la misma. Para aquellas casillas que no cuadran, presentando diferencias entre dos o tres de las VTEs, considero la diferencia mayor entre elecciones y la utilizo para medir el grado de inconsistencia en la casilla.

Suponiendo que dichas inconsistencias se solucionarían en el cómputo distrital, analicé las inconsistencias existentes en el PREP contra las inconsistencias que perduraran tras el recuento. Para ello clasifiqué las casillas en cuatro tipos:

  1. Cuadradas: las que cuadraban en el PREP y así permanecieron.
  2. Corregidas: las que no cuadraban en el PREP y que cuadraron en el cómputo distrital.
  3. Descuadradas: las que cuadraban en el PREP pero que en el cómputo distrital dejaron de cuadrar.
  4. No corregidas: las que no cuadraban en el PREP y siguieron sin cuadrar tras el cómputo distrital.

Y como se puede observar, efectivamente hubo correcciones, pero también se descuadraron algunas que estaban correctas.

Esto es, 52,898 siguieron estando correctas (40%), 14,009 se corrigieron (11%), 20,455 se descuadraron (15%) y 45,791 (34%) no se corrigieron o la corrección que se hizo fue insuficiente para cuadrar las tres votaciones. En conclusión, el 51% de las casillas resultaron correctas tras el cómputo distrital, mientras que el 49% restante quedaron inconsistentes.

Ahora bien, para darnos una idea de la magnitud de las irregularidades que se solucionaron y las que se introdujeron con el cómputo distrital podemos ver la siguiente distribución de la diferencia máxima entre elecciones por casilla.

Las casillas no corregidas podemos dividirlas en tres grupos:

  1. Las que empeoraron: aquellas que tuvieron una diferencia máxima entre VTEs mayor en el cómputo distrital.
  2. Las que mejoraron: aquellas que tuvieron una diferencia máxima entre VTEs menor en el cómputo distrital.
  3. Las incorregibles: aquellas cuya diferencia entre VTEs fue la misma tanto en el PREP como en el cómputo distrital.

Así tenemos que 12,302 empeoraron (17%), 14,971 mejoraron (33%) y 18,518 no se corrigieron (40%).

En la siguiente gráfica se muestra la distribución de casillas y votos para dichas diferencias. Los números negativos corresponden a casillas que empeoraron, mientras que los positivos corresponden a casillas que mejoraron. Las casillas incorregibles no se muestran en la gráfica.

La distribución por rangos de diferencias máximas se ilustra en la siguiente tabla, tanto en el número de casillas inconsistentes como de votos producto de dichas diferencias.

Las siguientes gráficas ilustran la información de la tabla anterior.

Como puede observarse, los votos de las casillas incorregibles no representan mucha diferencia, mientras que los votos de las casillas que empeoraron y las que se corrigieron son más representativas.

Por sección

Una probable razón de que los totales de las votaciones no cuadren en una casilla es que los votantes depositaran las boletas en una urna equivocada. Hay que recordar que una sección puede estar conformada por dos o más casillas, siendo la primera la básica y las siguientes denominadas contiguas 1, 2, ..., n. Para descartar estos posibles errores ahora presentamos la información por sección, esto es, sumando los votos de las tres elecciones para todas las casillas de la sección.

Las diferencias totales bajan en orden de magnitud del PREP al Cómputo distrital. Inclusive en esta ocasión aparecen más votos para Diputados que para Presidente (-110% de variación). En los dos casos, PREP y Cómputos, la impresión es la misma: el número de votos no corresponde en las tres elecciones. O salieron boletas de otra parte o no se hizo una limpieza a fondo en el cómputo distrital. Observe que la Diferencia máxima absoluta entre las tres elecciones sólo bajó un 7%, pasando de 652,302 a 579,957.

Para el cómputo distrital, el desglose por rangos de diferencias máximas absolutas por sección es el siguiente:

Y como colofón podemos observar que aún hay 122 secciones con más del 100% de participación. La distribución de participación tras los cómputos distritales es la siguiente:

Conclusiones

En conclusión, la comparación entre los datos registrados en el PREP y aquellos capturados en el cómputo distrital demostró que existieron variaciones independientemente del tratamiento que se les dio a los paquetes electorales en el distrito.

El recuento distrital no se tradujo en mayor certidumbre en función de la suposición de que las votaciones totales efectivas para diputados, presidente y senadores debieran ser iguales. El 51% de las casillas resultaron consistentes tras el cómputo distrital, mientras que el 49% restante quedaron inconsistentes bajo este criterio.

Y aun sumariando por sección se observan diferencias entre las tres elecciones, por lo que no se pueden atribuir todas las diferencias a errores involuntarios de los ciudadanos. La magnitud de las diferencias máximas absolutas que se observaron en el PREP es sólo un 7% menor que la observada en el cómputo distrital, pasando de 652,302 a 579,957 votos de más o de menos en alguna de las elecciones.