El Voto Rural y la Preparación del Fraude

El análisis de la elección ha iniciado y ahora ya se tiene una mejor idea de por donde vendrá el fraude.

En resumen, el IFE ha incrementado el número de casillas electorales en áreas rurales con la esperanza de cosechar más votos para el PRI así como para tener espacio donde meter votos cibernéticos a favor del PRI.

Aquí está la evidencia:

En el 2012 habrá 143,190 casillas electorales de las cuales 64% serán urbanas y 36% rurales.

Esto está totalmente en desacuerdo con el censo del 2010 que mostró que la población es 78% urbana y tan sólo 22% rural. Tampoco está de acuerdo con la distribución de votantes que de acuerdo al padrón electoral son 67% urbano y 33% rural.

En números de casillas, la cantidad de casillas urbanas ¡disminuyó! de 98,905 en 2006 a 91,644 en 2012, mientras que las rurales se incrementaron de 32,095 en 2006 a un increíble 51,546 en 2012, en oposición exacta a los números del INEGI que muestran que la población urbana creció en 2.5% mientras que la rural se redujo por el mismo porcentaje.

¿Por qué el IFE cambiaría la cantidad y distribución de casillas? En comparación, en el censo del 2000 la población urbana/rural era de 75%/25% y en 2006 las casillas urbana/rural tenían casi exactamente la misma proporción: 75.5%/24.5%, como era de esperarse.

Hay dos razones:

  1. En el 2006 el PRI tuvo mucho más apoyo en las áreas rurales, es claro que si se instalan más casillas en esas áreas será más fácil que la gente vote, se reducirá el abstencionismo, y habrá más votos para el PRI. Por el contrario, disminuyendo el número de casillas urbanas al tiempo que aumenta la población en ciudades, resultará en mayor número de votantes por casilla, incrementando las líneas y el tiempo de espera para votar, promoviendo así el abstencionismo, factores todos que afectan más al PRD y PAN que al PRI.
  2. A pesar de todo, esta injusticia es legal, sin embargo, también prepara el terreno para el ataque ilegal. En el 2006, del orden de 20,000 casillas fueron manipuladas cibernéticamente aumentando el voto del PAN. En este 2012, el aumento de casillas rurales le dará al IFE 19,451 casillas extras en las que un aumento de, digamos, 10% de votos para el PRI no saltará a la vista. Como sucedió en el 2006, ese 10% extra de votos en esas 19,451 casillas rurales le agregará al PRI alrededor de 1,500,000 votos suficientes para remontar una diferencia de aproximadamente 4%.

Estoy seguro que el estudio forénsico postmorten después de la elección nos dará la razón, al igual que nos la dio en el 2006.

Finalmente, los interesados pueden leer la comparación del padrón del IFE del 2006 y del 2012 hecha por el Dr. Romero, y les recomiendo leer el libro 2012 ¿Fraude Electoral? recién publicado por la Universidad de Guadalajara.