La Crisis del PRD y la Sociedad Civil en Guerrero

En el zoon polítikón de Aristóteles, se decía que el hombre tiene capacidad para razonar y hablar, y que la política es el espacio de los libres, de los iguales. La política existe, decía el etagirita, porque los seres humanos se relacionan entre sí y buscan la felicidad, vivir libremente, la política es la vida perfecta.

El hombre político dialoga en la polis griega para establecer acuerdos y consensos, para definir lo que vale y lo que no vale. Pero también el hombre político entra en crisis, cuando no sabe negociar con sus opositores y entre iguales, porque olvida que el otro también existe, como dicen los humanistas, la otredad.

La política tiene que ver con el acuerdo, con el diálogo, la política es una actividad de todos los ciudadanos. Por ello, debemos participar activamente en política, cada quien en su trinchera, pero bien informados, desafortunadamente, nuestra clase política guerrerense tiene una baja cultura política, porque no lee con reflexión, no hace análisis político de coyuntura, ni planeación estratégica, ni prospectiva política.

La filósofa más importante del siglo XX, Hannah Arendt, decía que Maquiavelo en El Príncipe, escribió para repensar la política. La política es un arte, hay que saber hacer política. En particular nos interesa Hannah Arendt, porque conjuga la pasión por las ideas del pasado con el rigor filosófico, la vocación por el conocimiento con la convicción de la ciencia política actual.

¿Hacia dónde van las izquierdas en Guerrero, en particular el PRD? ¿Cuáles son las posibles bifurcaciones ante la descomposición acelerada? ¿Qué opciones tiene en presencia de que el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) se convierta en partido político liderado por Andrés Manuel López Obrador?, estas son las interrogantes que guían este ensayo.

Prospectiva política de un partido en fase terminal sino se reflexiona a tiempo y se organiza. Como ahora en este Foro. Visión panorámica de futuros posibles para una organización política que pudiera ser fallida en poco tiempo. Expedición del porvenir ante un posible naufragio.

La renuncia de Rosa Albina Garavito, fundadora y estudiosa de las izquierdas, es un ejemplo emblemático de lo que quiero expresar, ella dijo, en su renuncia al PRD en el 2008: “Se requiere una sólida y confiable organización de izquierda, moderna y democrática. El PRD no lo es, no quiso serlo, o no pudo serlo. Dudo que estemos presenciado su fractura inminente. De lo que estoy segura es de que somos testigos de su extinción como referente de izquierda. Así que en realidad estoy renunciado a continuar en una organización fantasma de la izquierda (“Mi renuncia al PRD”, El Universal, 26 de abril, 2008).

Nuestro esfuerzo de conjeturas y reflexión de causas y efectos parte de un diagnóstico crítico: el sol azteca está al borde del colapso. La vida del PRD está en grave riesgo después del abandono de Andrés Manuel López Obrador, será difícil encontrar dos líderes de la altura de Cuauhtémoc Cárdenas y de López Obrador, lo ex tlatoanis, que hicieron historia.

Quería pero no pudo. A López Obrador ya no le alcanzaba para segur siendo el factótum dentro del PRD. Y, con más presencia en la burocracia partidista y en los órganos legislativos, Nueva Izquierda (Los chuchos) creyeron que había llegado su hora y se adueñaron del partido.

La respuesta de AMLO Los chuchos, no se hizo esperar, el 12 de octubre, declaró: “No queremos en MORENA desviaciones, vicios, antidemocracia, amiguismo, influyentismo ni ninguna de esas lacras de la política tradicional, que han llevado al fracaso a las organizaciones políticas y sociales”. (La Jornada, 13 de octubre, 2012).

División tribal profunda y abierta. En la guerra de culpas, ambos bandos –AMLO y Los chuchos- cada uno en lo que les conviene, but of course- ponen el dedo en la llaga: unos dicen que la crisis se debe al caudillismo; otros que es por la corrupción y el agandallle de las tribus. Ambos están en lo correcto: el PRD no puede cifrar su suerte en la de un hombre, en la de un caudillo, tal como subrayan Los chuchos. Igualmente, se debería acabar con la rapacidad de las tribus, tal como machacan los lopezobradoristas.

Lo cierto es que propios y extraños coinciden: el PRD tiene que renovarse…o morir. Es un imperativo: este choque entre la nomenclatura y el caudillismo expresa la crisis de vicios y males estructurales. Todo el cuerpo está infestado y es impostergable extirpar.

La crisis de la izquierda en Guerrero.
Tiene varios flancos y múltiples rostros. Las diferentes tribus en lugar de fortalecer al PRD lo debilitan. Las distintas cabezas, ahora llamados “fantásticos” al interior del sol azteca se confrontan cuando hay puestos políticos que repartir, todos exigen sus cuotas de poder como si fuera un botín, pero no hacen nada para fortalecer su militancia y divulgación ideológica. Violan el artículo 49 del COFIPE, el PRD no tiene una publicación trimestral de divulgación y otra semestral de carácter teórico, tampoco tiene un Centro de formación política. El presupuesto que reciben del IFE lo desvían, a esto se le llama corrupción.

La sociedad civil guerrerense. El literato y político de izquierda italiano Antonio Gramsci, escribía en las paredes de las cárceles mossolinianas con carbón, porque sus carceleros no le permitían escribir en papel y lápiz, aún así escribió una gran teoría política en los Cuadernos de la Cárcel, él escribió que el Estado es la suma de la sociedad política y de la sociedad civil; que la sociedad política es la arena de las instituciones políticas y el control legal constitucional; y la sociedad civil, es la esfera privada o no estatal, que incluye la superestructura formada como se la imaginó Carlos Marx, un edificio superestructural, que agrupa a la sociedad política y la sociedad civil, unida por los intelectuales orgánicos e inorgánicos.

El principal problema que tienen hoy los políticos, es no saber leer el mensaje de la sociedad civil. Lo primero que hacen los regímenes totalitarios y fascistas sobre todo cuando llegan al poder o regresan al poder como el PRI, el caso de Enrique Peña Nieto, es clausurar el pluralismo, la diversidad de opiniones y la creatividad que vienen de la sociedad civil.

¿Cuáles son los escenarios? ¿Cuál es la prospectiva de las izquierdas en Guerrero? ¿Cómo evitar que los partidos continúen siendo rebasados por la sociedad civil y los mass media? ¿Cómo deben replantear los partidos de izquierda frente a la representación ciudadana y frente a la sociedad civil?

Son interrogantes que pudieran replantearse en otro análisis de coyuntura política en otra región de Guerrero.